+
Información

Dormitorio infantil feng shui: evolución e imaginación

Dormitorio infantil feng shui: evolución e imaginación

Movimiento

Los niños están en constante evolución y su mundo debe adoptar esta transformación permanente. Al menos una vez cada dos años, los muebles deben poder moverse para acompañar el movimiento de la vida. Preste especial atención al lugar de la cama: la cabeza debe colocarse contra una pared, opuesta a la ventana, y lejos del ático si la habitación está en el ático. El escritorio debe colocarse cerca de la ventana, pero no de frente, para evitar distraer la atención. Los libros y el entretenimiento de su edad deben exhibirse prominentemente en los estantes. Estos deben ser lo más claros posible. La ubicación de los muebles es importante: es el principio de "bagua", que combina cada segmento de la habitación con un área de la vida (familia, relaciones, creatividad, etc.). Para estimular la curiosidad y el impulso del niño, tenga cuidado con la parte noreste en relación con la puerta principal. Estratégico, debe ser claro, armonioso y requiere el mayor cuidado para liberar buenas olas.

Eliminar

Toda la ropa y los juguetes que ya no son de su edad deben ser evacuados regularmente y no solo por razones de espacio disponible. Los objetos en su habitación reflejan y acompañan su desarrollo: mantener toda su colección de juguetes de peluche en la cama después de la edad de jardín de infantes puede alentar el estancamiento y frenar el impulso de la imaginación. Pídale a su hijo que elija los dos o tres juguetes de peluche que prefiere: en todo momento, los animales representados por los juguetes han jugado un papel muy simbólico porque el niño se identifica con ellos; El mono inteligente y vivo fortalece las habilidades académicas. El león da su fuerza, el oso su poder. Cada seis meses, clasifique sus pertenencias: deseche los objetos dañados o rotos, las baratijas de plástico y guarde los juguetes o libros interesantes en una caja que le dará a un niño más pequeño. Acepte también que elimina, si lo desea, los objetos heredados que lo abarrotan: sus propios juguetes o los de la familia, los libros que le han ofrecido y que no quiere leer, etc. Enséñele a ordenar su habitación, sin imponerle tareas demasiado pesadas: esto estimulará su vitalidad. Se deben evitar las literas: en lugar de limitar una al piso y colocar la otra en el techo, tenga dos camas una frente a la otra.

Añadir

Cuando el niño pasa ciertos límites (entrada a CP o a la escuela secundaria), tenga cuidado de hacer cambios simbólicos en su habitación, lo que lo alentará a crecer. Si no tiene uno, cuelgue un espejo en el que pueda verse por completo; colóquelo donde no pueda verse desde la cama, y ​​que será más y más alto a medida que crezca. Al agregar muebles o elementos decorativos, elija líneas curvas: el niño crecerá en un entorno más creativo. Repinte su habitación cada dos años. En las paredes, elija un color claro (verde, azul, naranja) preferiblemente. Las imágenes de animales son bienvenidas: pintadas o colocadas en pegatinas, estos compañeros simbólicos deben ser amigables y reconocibles. Sus cualidades tranquilizan al niño y lo mecen mientras duerme. Es importante que estas efigies evolucionen con los años: piense en proponer cambios en cada año escolar o cumpleaños. Foto: pizarra magnética en www.decoration-maison.fr